Mural Belén navideño

En este mural que pinté para la parroquia, participaron mucho los niños que se estaban preparando para la Primera Comunión.

Sobre el enorme dibujo de tres metros pintado a pastel (en el que incluí el castillo de Herodes, la Anunciación a los pastores… ¡hasta la lavandera!), los niños traían cada domingo de Adviento un elemento nuevo.

Por ejemplo, el primer domingo trajeron algodón para que las ovejas tuvieran lana en 3D; el siguiente, trocitos de espumillón que fueron las estrellas en el cielo; el tercero, trocitos de corcho para el portal y, por último, ramitas para la cuna del Niño.

¡Aquí podéis ver cómo quedó el rebaño! beee, beee…

Un Belén participativo en el que dibujé a Jesús aparte, para ponerlo en su cunita el día 25 de diciembre, y a los Reyes Magos, para que, semana a semana, recorrieran el camino que les acercaba al portal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.